Al otro lado del río

Corre el siglo XVI. Dos viajeros van en mula camino a Sarajevo y se encuentran con un río que deben cruzar para llegar a la ciudad. Es imposible cruzar el ancho y correntoso río a nado o a lomo de las mulas, no hay un vado a la vista, no hay barquero, no hay nadie para ayudarlos o darles consejo, no tienen ni el tiempo ni las herramientas para construir una balsa, pero llegan esa misma noche a destino.

¿Cómo pudo ser?

Te puede interesar

Un regalo sensacional

—¡Papá, papá —dijo el niño— a mi amigo Carlos su padre le regaló un ordenador portátil sensacional! Tiene…

Ladrón de automóviles

Hacia 1945, un ladrón robó el coche de una mujer tan vanidosa y rica como miope. A consecuencia…