Esa es mi hija

Una mujer fue a visitar a su gerente bancario y llevó a su pequeña hija consigo. El gerente dijo que la hija de la mujer podía quedarse con alguien del personal durante la reunión y la dejó en la secretaría. Cuando la mujer y la hija se fueron quien se había quedado con la niña se volvió a una compañera de trabajo y dijo: “Esa niña era mi hija.”

¿Cómo pudo ser?

Te puede interesar

Un regalo sensacional

—¡Papá, papá —dijo el niño— a mi amigo Carlos su padre le regaló un ordenador portátil sensacional! Tiene…

Ladrón de automóviles

Hacia 1945, un ladrón robó el coche de una mujer tan vanidosa y rica como miope. A consecuencia…