A los golpes

Lo que sigue es un caso real, y muy frecuente, de comportamiento a primera vista extraño: Alberto le pegaba duramente a Carlos, y sin embargo Carlos, que no era ningún masoquista, lo abrazaba.

¿Cómo se explica?

Te puede interesar

Un regalo sensacional

—¡Papá, papá —dijo el niño— a mi amigo Carlos su padre le regaló un ordenador portátil sensacional! Tiene…

Ladrón de automóviles

Hacia 1945, un ladrón robó el coche de una mujer tan vanidosa y rica como miope. A consecuencia…