Primavera de locos

Es un hermoso día de primavera. Estamos hablando animadamente cuando de pronto un hombre abre una puerta, entra, se sienta en una silla, se pone a leer un periódico y parece alegrarse mucho cuando un perro viene a saludarlo. Todos estamos muy complacidos con estas pequeñas acciones cotidianas aunque en realidad no vemos ni la puerta, ni la silla, ni el periódico, ni, menos aún, el perro.

¿Qué está pasando? 

Te puede interesar

Un regalo fuera de serie

Un hombre compró un regalo, hermoso y apropiado, para el casamiento de un amigo. El regalo fue envuelto…

Muerte inesperada

Sucedió durante la Primera Guerra Mundial. Soldados franceses y austríacos estaban cara a cara. Ninguno de los países…