Sin sorpresa

De regreso del supermercado, lo primero que vio la señora Smithfield al entrar a su casa fueron los restos de su marido, que se había volado la tapa de los sesos. Sin inmutarse, atravesó el salón principal rumbo a la cocina, donde se dedicó a guardar en el refrigerador y en los diversos estantes los productos de su compra.

¿Cómo pudo ser?

Te puede interesar

Asesinato en el cine

La novia de un pistolero, convencida de que él la traiciona, decide matarlo para lo cual suspende por…

¿Un trabajo peligroso?

Nicolás ha desarrollado una exitosa carrera profesional trabajando con animales de grandes dientes y horribles garras. Sin embargo,…